10 razones para contratar a un interiorista.

A la hora de abordar un proyecto de interiorismo, muchas personas se preguntan si es necesario contratar a un interiorista. Nuestro consejo es que sí lo hagan por su propio beneficio.Aquí, les ofrecemos 10 razones por las que contratar a un profesional del interiorismo hará que su proyecto culmine con éxito:

1. Asesoramiento integral: El interiorista estudiará con detalle las necesidades de su cliente y las características del espacio (superficie, estructuras, luz, orientación, posibilidades de equipamiento) para proporcionar la mejor solución de interiorismo posible al proyecto.

2. Gestión más sencilla: Cuando una persona no es experta en la materia, la gestión de todo el proceso de un proyecto se convierte en algo complejo. El trabajo del interiorista hará que la gestión parezca mucho más sencilla y permitirá que el cliente se despreocupe.

3. Dirección del proyecto: El interiorista se ocupará de la dirección de todo el proceso del proyecto, desde la idea inicial hasta la ejecución final. Resolverá los problemas que puedan surgir y velará por que el resultado sea fiel a las expectativas del cliente

169997715-56a52e9e5f9b58b7d0db500c.jpg

4. Conocimiento del mercado: El interiorista conoce con profundidad el mercado del interiorismo y la decoración. Nadie mejor que él le asesorará sobre materiales, equipamientos y soluciones constructivas.

Carrera-de-Diseño-de-Interiores-5.jpg

5. Optimizar: El interiorista al conocer con profundidad el mercado, le ofrecerá los productos con la mejor relación calidad precio, acordes a su presupuesto.

 

shutterstock_574735903-e1518625541192.jpg

6. Control de su presupuesto: Un riesgo importante es la desviación del presupuesto debido a los cambios imprevistos. Si su proyecto es dirigido por un interiorista, este riesgo se minimizará porque todo estará planificado de antemano.

7. Estética: El interiorista es un profesional del diseño que sabe combinar el espacio, los materiales y el mobiliario para lograr un resultado armonioso y estético. El interiorismo aporta un valor añadido a su vivienda, también en su negocio o local comercial, personalizándolo y distinguiendolo de la competencia.

8. Garantía: El diseñador de interior/decorador actuara en defensa de la obra bien hecha, garantizando la calidad de ejecución, mediante la supervisión profesional, a nadie le interesa más que a él el éxito en los resultados para conseguir la satisfacción de su cliente y la suya propia, siendo uno de los objetivos de conseguir nuevos proyectos gracias a esta promoción por la calidad de su trabajo.

Silver-and-White-Living-Room-Ideas-_-_-Read-more-in-the-LuxDeco.com-Style-Guide.jpg

9. Calidad: La intervención de un interiorista hará que el proyecto, desde la idea inicial hasta los últimos acabados, se desarrolle de acuerdo con los niveles de calidad exigidos supervisando cada etapa en su desarrollo.

10. Resultados: A la finalización del proyecto, entenderá que el coste del servicio que en un principio valoró como un gasto más añadido a lo que sería el presupuesto de la obra, en la mayoría de los casos le saldrá más barato, rentable y económico en terminos generales, más aún si su caso es el de haber realizado un proyecto anteriormente sin contratar este tipo de servicio, el interiorista no solo protege y vela por su economía asesorandole, si no que además le evita malgastar su tiempo y dinero ya que cuentan con su equipo de profesionales que sacarán adelante el proyecto.

contratar-un-interiorista-2.jpg

Ventajas de contratar un interiorista

Gracias a su preparación y a sus años de experiencia, un diseñador de interiores te puede ofrecer:

  • Un ojo entrenado para el espacio y además, pensar de forma creativa forma parte de su día a día.

  • Sabe donde buscar recursos para cualquier solución.

  • Está al día en materiales, acabados y equipamientos.

  • Ahorro de tiempo y esfuerzo.

  • Y, por supuesto,el factor Wow!!!

Pasos que sigue

  • Un interiorista estudia al detalle las necesidades de su cliente y las características del espacio para ofrecer la mejor solución posible.

  • Preparará un proyecto con presupuestos reales y evitar así las fugas de dinero que suelen seceder cuando no están bien organizados.

  • En continuo contacto con industriales del sector escoge aquellos que mejor se adaptan a cada tipo de proyecto organizando la intervención de cada uno de ellos.

  • Estamos siempre controlando y asegurándose de que se cumplen los presupuesto y la calidad de los acabados.

En resumen, contratar un interiorista no es un lujo.